• Marco Lari

Anafi

Anafi, Grecia

Tengo que acomodar el lugar de dormir porque la pendiente me lleva al mar de la playa Roukounas. El viento de madrugada fue constante haciendo que la carpa sea penetrable; han pasado muchos años desde que sacudí la arena

hacia afuera.


Respiro y... ¿cómo nace la isla Anáfi?

Me dicen que Anáfi proviene de no serpientes o tierra que emerge del mar.

Corriendo por la isla, entre muchos senderos con vistas de tierra, poco verde, piedras y mar azul hacen que las venas estén a punto de estallar por los contrastes nítidos y transparentes con olor a vida eterna.


Viajo en el tiempo 1,600 años A.C. y estoy observando desde la isla Santorini, en el sur del mar Egeo, como nace una nueva vida. El movimiento de la Tierra me hizo subir a la parte más alta del volcán que empezó a cumplir su objetivo.


Muy despacio hacia el cielo emerge del fondo del mar, una sólida roca haciendo que el mar recorra los desniveles generando surcos infinitos y grandes acantilados con algas marinas en sus rocas.


¡Qué hacen esas serpientes!


Miles de serpientes marinas se deslizan por toda la nueva vida generando senderos que te invitan a recorrer sus tierras por toda la extensión. Las serpientes marinas van dando forma al lugar mientras se inicia una transformación en sus pieles con cuatro patas generando mayor velocidad a la

creación.


La isla emerge por completo y las serpientes marinas son todas lagartijas siempre atentas, siempre asomándose para que sepamos que ellas son las que cuidan Anáfi.


Respiro y vuelvo a respirar acomodando mi lugar.